Ven a que te mimen…

YOGA PRENATAL EN PANAMÁ

La ciencia lo demuestra:

partos + cortos, menos complicaciones

y bebés + sanos

El yoga es el ejercicio ideal durante tu embarazo porque:

Te prepara para el parto

Probado por la ciencia: incrementa las probabilidades de tener un parto natural y contribuye a una mejor recuperación postparto.

Una comunidad de apoyo instantáneo

Es increíble cuán importantes se vuelven las conexiones que hacen las madres en estas clases. Se ofrecen recursos y apoyo de todo tipo!

Regula tus emociones

Al aprender a reducir y manejar el estrés, podrás sentirte más centrada en la montaña rusa que puede ser un embarazo.

Previene edema y varices

 Al estimular la circulación, ayuda a prevenir el edema (muy incómodo), y las várices (¿quién las quiere?)

Un embarazo más cómodo

Aunque cada cuerpo es distinto, es común que la espalda, el cuello, las muñecas y los pies sufran en la medida que pasan las semanas. Ayuda a tu cuerpo a sentirse mejor!

Mayor conexión con tu bebé

Esto es algo único de las clases de yoga prenatal: el espacio apropiado para conectar con el bebé fortalece tu nexo antes del parto.

La diferencia Akila:

 

 •  Más seguridad: nuestras instructoras saben adaptar la clase a tu cuerpo, no importa la semana, o la condición.

• El aspecto de comunidad: fomentamos el apoyo emocional, para que puedas compartir lo que te aquieta y lo que te emociona con gente como tú.

 • Conexión espiritual a través del embarazo: Nuestras clases proveen de un contenido espiritual, sin religión o dogmas. Generamos un contexto donde el amor ayuda a darte fuerza cuando tengas miedo.

• Prepara tu cuerpo para la maternidad: Preparamos tu cuerpo con énfasis en los lugares que más necesitarás fortalecer para poder cargar un bebé constantemente (no es fácil!)

• Un espacio cómodo y bello: Se respira paz en nuestro estudio, con una vista hermosa, y un espacio lleno de los elementos que necesites para poder estar cómoda. Además, proveemos de 1.5 horas de estacionamiento gratis!

Instrucción Experta

Halima Cuadra

Halima Cuadra

Practico yoga desde hace más de una década. En el 2011 culminé el Profesorado de Yoga en Akila, con el objetivo de poder transmitir el bienestar físico, emocional y espiritual que la práctica de esta disciplina ha traído a mi vida. En el 2014, con la instrucción necesaria, inicié un hermoso grupo de clases prenatales que llevan salud y tranquilidad a muchas madres expectantes.

He complementado mi entrenamiento con una certificación como profesora de yoga prenatal con Vinyasa Flow School, para llevar esta práctica a muchas más madres.

Son necesarias, te incrementan la autoestima, la conexión con tu bebé, te mantienen en línea, ágil, me sentía casi Diva y mis amigos/familiares notaban que estaba saludable y feliz!
Mis fotógrafos durante la sesión de fotos de embarazada le pusieron de sobrenombre “La pancita Fit” 🙂

La recomendaría, son muy especializados para mujeres embarazadas.

Anteriormente había tomado otra clase de yoga prenatal y no me gusto.

Halima es muy buena en sus clases. 

Da mucha tranquilidad en cada clase.

Si, excelente para tener un momento íntimo de compartir con tu bebé dentro de ti

Iniciamos el 6 de noviembre:

Ven a Probar:

Te damos 1.5 horas de estacionamiento seguro, gratis!

 

Martes y jueves

6:30pm a 7:45pm

en el piso 32 de la Torre Bicsa

 

Puedes hacer yoga prenatal desde el primero hasta el último día de tu embarazo!

Súper recomendadas, te sientes entre amigas y además de clases encuentras apoyo de todo tipo!

Me parece que fue una de las claves de verme tan bien estando embarazada.

Todo mundo me decía que me veía super bien, nunca se me hincharon las piernas ni nada, las recomiendo!

Las clases de yoga prenatal son un espacio para meditar, fortalecer cuerpo y alma, para ayudar al cuerpo a llevar el embarazo de una mejor manera, y tener un parto mas humanizado y de manera más consciente.

Si quieres relajación y un parto natural, yoga para embarazadas con Halima 🙂

Indicaciones básicas para la embarazada al practicar yoga:

:: Usa ropas amplias y cómodas, de ser posible de algodón o materiales naturales.

:: No practiques nunca después de una comida importante, espera al menos dos horas; y una hora después de una comida ligera; pero mantén una dieta balanceada con las calorías necesarias para el aporte energético que reclama tu cuerpo.

:: Toma abundante agua después de la sesión de yoga, no durante la misma.

:: Desocupa tu vejiga antes de iniciar la práctica.

:: Practica descalza, al quitarte los zapatos y los calcetines, sentirás el mat o el piso bajo tus pies y eso te impedirá resbalarte.

:: Durante las posturas observa cómo reacciona tu cuerpo. Debes estar atenta a cualquier señal de cuerpo, principalmente de la zona abdominal y la zona pélvica.

:: No fuerces nada, sé consciente de tus límites y suspende de inmediato el ejercicio si éste te causa molestia o dolor.

:: Debes estar siempre consciente de la respiración.

:: Para la relajación puedes usar unos calcetines y algo de abrigo (una mantita), ya que la temperatura tiende a bajar durante la misma.

:: Y lo más importante, recuerda que durante el embarazo tú eres el recipiente de la energía de la creación que se manifiesta a través de ti. Eres el medio a través del cual una nueva vida puede crecer y manifestarse. Mantén siempre la comunicación mental y emocional con tu bebé pensando y enviándole afirmaciones positivas de amor, alegría y paz.

 

 

(crédito: profesora. Olga A. Juárez Villarreal)